sábado, 19 de mayo de 2018

Soy Médico de Familia y Comunitaria, no MAP. #soyMF #LoveMFyC #WFDD2018





Hace ya muchos años que dejó de ser frecuente entre los profesionales sanitarios referirse al médico que trabaja en el centro de salud como médico general. Pero no se dejó de utilizar para usar el término médico de familia, sino para usar otros más confusos: MAP, MEAP... Y los médicos de familia contribuimos a esa confusión y dilución.
Algunos de nuestros pacientes, ajenos a estas disyuntivas, sigue usando indistintamente  los términos médico de familia, general o el romántico médico de cabecera. También dicen ambulatorio en vez de centro de salud y especialista sólo cuando se refieren a un especialista hospitalario, practicante o ATS en vez de enfermero, pero eso es tema para otra entrada.


Pongámonos en antecedentes.
En el siglo XIII el Rey Alfonso X El Sabio estableció la figura del físico (médico) titular de cada municipio, el germen de lo que hoy es la medicina rural, la Atención Primaria y del carácter de servicio público de la profesión.


The Family Doctor. 1885.
Grant Wood. Family Doctor. 1941.







El siglo XIX y primer tercio del XX fue el del despunte de las especialidades médicas: los médicos licenciados con especial interés en una u otra disciplina se formaban en el hospital con sus tutores y tras un tiempo, experiencia o superación de pruebas se le consideraba especialista y se le apadrinaba en el acceso a las también incipientes sociedades científicas. 
El término médico de familia ya está en uso en territorio anglosajón en los años 30, incluso en publicaciones del siglo XIX. Ya en la décadas de los 60 y 70 se extiende a muchos otros países. En EEUU es especialidad médica en 1969 y en Canadá en 1979.


Y llegamos a España.
En España se crea la Especialidad de Medicina Familiar y Comunitaria en 1978. En 1994, en aplicación de una directiva europea, se establece la obligatoriedad de disponer de dicha especialidad para ejercer en plazas de medicina general en el Sistema Nacional de Salud (SNS). Hasta entonces se podía acceder a dichas plazas sin especialidad alguna. De ahí que hubiera médicos con plaza en propiedad sin especialidad (porque se licenciaron antes de 1995) y con especialidad. 
De esa situación surge que, coloquialmente, para distinguir a los profesionales según su currículo, se estableciera, erróneamente, distinción entre médico general (sin especialidad) y médico de familia (especialista). Erróneamente, porque en 1998 se zanjaron las distinciones: todos son médicos de familia que practican la Medicina de Familia, independientemente de la vía de acceso.


1998. Hace 20 años ya.
El Consejo Interterritorial del  SNS, en julio de 1997, considera procedente una nueva denominación que unifique los términos que se han ido utilizando. Se consigue el consenso y el informe favorable del Consejo Nacional de Especialidades Médicas, se escucha a las sociedades científicas, colegios y sindicatos y el Ministerio de Sanidad publica el Real Decreto 1753/1998 sobre el ejercicio de la Medicina de Familia en el SNS. Concretamente en su artículo 4 establece "Las plazas de este ámbito profesional de la atención primaria de salud, (...) pasarán a tener la denominación común de plazas de Medicina de Familia.". Y en la disposición adicional tercera: " Todas las referencias que se contienen en su denominación, preámbulo, articulado y disposiciones adicionales a las funciones de Médico General o a las plazas de Médico de Medicina General se entenderán realizadas a las funciones de Médico de Familia y a las plazas de Medicina de Familia, respectivamente".

Progresivamente todos los servicios autonómicos de salud han ido modificando la denominación de las plazas a la vigente de Médico/Medicina de Familia.

MAP, MEAP... lugar versus orientación
Sin embargo, y a pesar de tener todo a favor para usar una denominación única, ha ido abriéndose paso otra, la de MAP (médico de Atención Primaria). O más malsonante todavía: MEAP (médico de Equipo de Atención Primaria). Incluso escuchamos y leemos "especialista en Atención Primaria". 
Todo porque alguien creyó inventar la rueda y, sin leerse las normas consensuadas por los implicados, que así solucionaba la distinción entre  médicos de familia especialistas y no especialistas. 
Aunque peor es que los médicos de familia asimilamos impasibles el error ¿Será porque en la primera guardia de R1 ya se obliga a escribir esa coletilla de "control por MAP"? ¿será que los compañeros que trabajan en el hospital creen que es correcto y no perciben ni piensan en la diferencia entre lugar y orientación? ¿Será que no somos capaces de defender nuestra identidad y aceptamos como verdadero, de tanto leerlo, la que nos imponen desde otros servicios, empresas farmacéuticas, sociedades científicas, etc? 

Un médico trabaja en un hospital, en un centro de salud, en una empresa, en una universidad... pero con una orientación concreta: Cardiología, Pediatría, Medicina de Familia, Urología, Medicina Preventiva, Comunitaria, Urgencias, del Trabajo, investigador, Radiología,...

Tratamos de excusarlo con que cuando alguien dice MAP se refiere a médicos de familia y pediatras, pero no es certero: cuando se refieren exclusivamente a un médico de familia también dicen MAP ("control por MAP", "curso de hipertensión para MAP"...). Además, también hay psiquiatras y rehabilitadores en Atención Primaria y nadie les llama MAP.

Atención Primaria y Atención Hospitalaria: Ámbito, nivel, orden...Lugar.
Medicina de Familia y Comunitaria: Orientación, rama, especialidad...La persona y su entorno.


Grábatelo a fuego: 
Soy médico de familia y comunitaria, no MAP. 
Si vas a usar siglas en tus informes, recuerda: MF, no MAP.


domingo, 4 de marzo de 2018

Sobre la "escasez" de respeto a la Medicina Familiar y Comunitaria


El 20 de febrero se publica en el Diario de Sevilla una tribuna firmada por el Dr. Carlos Velázquez, vicesecretario del Colegio de Médicos de Sevilla y cirujano cardiovascular. En ella, entre las medidas para reducir la falta de médicos (cuestionable, por otra parte), sugiere que para acceder a la formación de Medicina Familiar y Comunitaria (MFyC) se establezca una vía paralela al MIR.

El 2 de marzo, EIRAljarafe da cuenta de esas opiniones, se genera una lluvia de comentarios en las redes sociales, y el 3 de marzo el Colegio publica una nota aclaratoria por la misma vía, en la que vienen a decir que, sin menospreciar al MIR de MFyC, se valoren otras opciones y se debata.


--


Ni la tribuna ni su nota aclaratoria deja en buen lugar a la labor realizada por los médicos de familia ni el conocimiento que de ésta tienen quienes las redactan. Dan la impresión que para ser médico de familia se necesita menos formación que para cualquier otra especialidad.

Ante la falta de médicos ¿Una vía alternativa al MIR para formarse y ejercer? ¿sólo en Medicina de Familia? A un cirujano cardiovascular querría yo ver tratando la incertidumbre de los múltiples síntomas del paciente, entrevistando, explorando y valorando múltiples pruebas, acordando con el paciente la mejor forma de cumplir el tratamiento y saliendo a la calle para manejar el efecto del entorno en su salud.

¿Y por qué no proponer este conato de minimédicos para todas las especialidades? ¿Qué problema hay en que, una vez acabada la carrera, haga un máster de 2 años de minicirujano y sólo me dedique a la cirugía coronaria?



La "escasez" de médicos no se soluciona minusvalorando la función de los médicos de familia, que más cerca y más accesibles están para el paciente. Una Medicina de Familia fuerte, una Atención Primaria relevante, son esenciales para un Sistema de Salud eficaz y eficiente y para responder a las necesidades reales de salud de la población.

Entiendo que uno de los objetivos de la tribuna y nota es decir que "o hacemos algo o entrarán en el sistema médicos sin supervisión alguna". Pero la solución planteada es apostar por reducir la calidad del Sistema y de servicio al paciente. Bueno, de parte del Sistema, porque el problema también existe en otras categorías hospitalarias y no propone la misma solución para éstas.

Hace años que sabemos que una gran generación de médicos de familia entra en fase de jubilación (en 1978 se creó la especialidad) y sin embargo las plazas MIR de MFyC no aumentan su proporción. Hace años que vemos cómo médicos jóvenes emigran a otros países y sin embargo no se mejoran las condiciones laborales en origen. Peleemos los médicos por que se de solución a estas dos cuestiones. 

Unámonos en defender lo óptimo en lugar de claudicar y dar por bueno retroceder 40 años.

Podéis enviar vuestros comentarios al Colegio de Médicos de Sevilla en su perfil de twitter o en su web aquí (aunque, o no hay comentarios, o no se publican automáticamente en fin de semana o no los están aceptando).


Adenda 5/3/18
El autor de la tribuna realiza el 4/3/18 a las 22.02h una rectificación sobre su reflexión, destacando la equiparación de especialidades y la vía MIR para la consecución de MFyC.

page1image54248

jueves, 23 de febrero de 2017

Cómo aplicar las nuevas tecnologías en la consulta médica o enfermera

Los pacientes y los profesionales utilizan aplicaciones para el conocimiento de la enfermedad y el cuidado de la salud. Unos más, otros menos, de forma errática u ordenada.
En el taller de "Redes sociales: cómo aplicar las nuevas tecnologías a la consulta" analizamos la situación actual y damos algunas recomendaciones.

Comenzamos exponiendo los resultados de una encuesta distribuida en los días previos por redes sociales y correo electrónico acerca del uso y utilidad que le ven los profesionales sanitarios a las redes sociales y aplicaciones sanitarias. Además de aportar algunas recomendaciones y consejos para su aplicabilidad.

Facilitamos también dónde encontrar más aplicaciones sanitarias y con calidad.

Y acabamos ordenando toda esta información para no eternizarnos leyendo páginas y páginas en internet.


A continuación, diapositivas y material utilizado en el taller impartido en las Jornadas de Actualización en Medicina de Familia de la SVMFiC en Alicante el 15.2.17