sábado, 19 de mayo de 2018

Soy Médico de Familia y Comunitaria, no MAP. #soyMF #LoveMFyC #WFDD2018





Hace ya muchos años que dejó de ser frecuente entre los profesionales sanitarios referirse al médico que trabaja en el centro de salud como médico general. Pero no se dejó de utilizar para usar el término médico de familia, sino para usar otros más confusos: MAP, MEAP... Y los médicos de familia contribuimos a esa confusión y dilución.
Algunos de nuestros pacientes, ajenos a estas disyuntivas, sigue usando indistintamente  los términos médico de familia, general o el romántico médico de cabecera. También dicen ambulatorio en vez de centro de salud y especialista sólo cuando se refieren a un especialista hospitalario, practicante o ATS en vez de enfermero, pero eso es tema para otra entrada.


Pongámonos en antecedentes.
En el siglo XIII el Rey Alfonso X El Sabio estableció la figura del físico (médico) titular de cada municipio, el germen de lo que hoy es la medicina rural, la Atención Primaria y del carácter de servicio público de la profesión.


The Family Doctor. 1885.
Grant Wood. Family Doctor. 1941.







El siglo XIX y primer tercio del XX fue el del despunte de las especialidades médicas: los médicos licenciados con especial interés en una u otra disciplina se formaban en el hospital con sus tutores y tras un tiempo, experiencia o superación de pruebas se le consideraba especialista y se le apadrinaba en el acceso a las también incipientes sociedades científicas. 
El término médico de familia ya está en uso en territorio anglosajón en los años 30, incluso en publicaciones del siglo XIX. Ya en la décadas de los 60 y 70 se extiende a muchos otros países. En EEUU es especialidad médica en 1969 y en Canadá en 1979.


Y llegamos a España.
En España se crea la Especialidad de Medicina Familiar y Comunitaria en 1978. En 1994, en aplicación de una directiva europea, se establece la obligatoriedad de disponer de dicha especialidad para ejercer en plazas de medicina general en el Sistema Nacional de Salud (SNS). Hasta entonces se podía acceder a dichas plazas sin especialidad alguna. De ahí que hubiera médicos con plaza en propiedad sin especialidad (porque se licenciaron antes de 1995) y con especialidad. 
De esa situación surge que, coloquialmente, para distinguir a los profesionales según su currículo, se estableciera, erróneamente, distinción entre médico general (sin especialidad) y médico de familia (especialista). Erróneamente, porque en 1998 se zanjaron las distinciones: todos son médicos de familia que practican la Medicina de Familia, independientemente de la vía de acceso.


1998. Hace 20 años ya.
El Consejo Interterritorial del  SNS, en julio de 1997, considera procedente una nueva denominación que unifique los términos que se han ido utilizando. Se consigue el consenso y el informe favorable del Consejo Nacional de Especialidades Médicas, se escucha a las sociedades científicas, colegios y sindicatos y el Ministerio de Sanidad publica el Real Decreto 1753/1998 sobre el ejercicio de la Medicina de Familia en el SNS. Concretamente en su artículo 4 establece "Las plazas de este ámbito profesional de la atención primaria de salud, (...) pasarán a tener la denominación común de plazas de Medicina de Familia.". Y en la disposición adicional tercera: " Todas las referencias que se contienen en su denominación, preámbulo, articulado y disposiciones adicionales a las funciones de Médico General o a las plazas de Médico de Medicina General se entenderán realizadas a las funciones de Médico de Familia y a las plazas de Medicina de Familia, respectivamente".

Progresivamente todos los servicios autonómicos de salud han ido modificando la denominación de las plazas a la vigente de Médico/Medicina de Familia.

MAP, MEAP... lugar versus orientación
Sin embargo, y a pesar de tener todo a favor para usar una denominación única, ha ido abriéndose paso otra, la de MAP (médico de Atención Primaria). O más malsonante todavía: MEAP (médico de Equipo de Atención Primaria). Incluso escuchamos y leemos "especialista en Atención Primaria". 
Todo porque alguien creyó inventar la rueda y, sin leerse las normas consensuadas por los implicados, que así solucionaba la distinción entre  médicos de familia especialistas y no especialistas. 
Aunque peor es que los médicos de familia asimilamos impasibles el error ¿Será porque en la primera guardia de R1 ya se obliga a escribir esa coletilla de "control por MAP"? ¿será que los compañeros que trabajan en el hospital creen que es correcto y no perciben ni piensan en la diferencia entre lugar y orientación? ¿Será que no somos capaces de defender nuestra identidad y aceptamos como verdadero, de tanto leerlo, la que nos imponen desde otros servicios, empresas farmacéuticas, sociedades científicas, etc? 

Un médico trabaja en un hospital, en un centro de salud, en una empresa, en una universidad... pero con una orientación concreta: Cardiología, Pediatría, Medicina de Familia, Urología, Medicina Preventiva, Comunitaria, Urgencias, del Trabajo, investigador, Radiología,...

Tratamos de excusarlo con que cuando alguien dice MAP se refiere a médicos de familia y pediatras, pero no es certero: cuando se refieren exclusivamente a un médico de familia también dicen MAP ("control por MAP", "curso de hipertensión para MAP"...). Además, también hay psiquiatras y rehabilitadores en Atención Primaria y nadie les llama MAP.

Atención Primaria y Atención Hospitalaria: Ámbito, nivel, orden...Lugar.
Medicina de Familia y Comunitaria: Orientación, rama, especialidad...La persona y su entorno.


Grábatelo a fuego: 
Soy médico de familia y comunitaria, no MAP. 
Si vas a usar siglas en tus informes, recuerda: MF, no MAP.


No hay comentarios:

Publicar un comentario